Quienes Somos

En 1983 nació el “L’Albero del Sole” con socios mi mujer y yo.
Nació gracias a nuestra afición por el yoga, por la macrobiótica y nuestro convencimiento de que es posible vivir de forma más natural. Así, dejé mi trabajo e, instalé, en mi casa, donde antes estaba el salón, un horno para preparar el pan integral biológico y, del mismo modo, me apropié de un molino de piedra para moldar el trigo.
¡Al principio ha sido difícil!
Acertar las cantidades y temperaturas, aprender a hacer bien la “madre” y, además, encontrar materias primas de origen biológico garantizado. Ha sido una búsqueda continua, un intentar y reintentar, a veces también fracasando.
Mi primer folleto consistía en una sola voz: focaccia (pan plano) integral de trigo blando biológico.
¡Producía 15 kg por semana!
Sucesivamente, con el tiempo, las variedades de pan han aumentado hasta 9: trigo duro, sésamo, soja, centeno, amapola, lino, girasol, arroz y cebada. A la producción de pan, se han añadido el pan tostado salado y dulce y, después de algunos años, los colines, así como, nuevos tipos de galletas. Contemporáneamente, he incorporado a mi producción también el gomasio molido lentamente a piedra.
En todos estos años difíciles de actividad han cambiado muchas otras cosas además de los productos: he tenido que adaptarme a las exigencias de los clientes nuevos y a las nuevas leyes y normativas, he tenido que ampliar el laboratorio, conseguir nuevas maquinarias, contratar, primero, a un empleado y, sucesivamente, a otro.
A pesar de ello, el espíritu del principio no ha cambiado. Más bien, hemos desarrollado cada vez más el convencimiento de actuar exclusivamente en el marco del biológico, eligiendo con cuidado a los proveedores y certificando la procedencia de las materias primas (soy asociado con el AIAB) para ofrecer a la clientela, por un lado, productos artesanales de alta calidad y variados, con el objetivo de satisfacer gustos y necesidades diferentes. Por otro, productos garantizados para, así, ofrecer un consumo más saludable y natural.
La incorporación de mi hija en la empresa, desde hace algunos años, ha permitido revitalizar la actividad gracias a su creatividad juvenil y capacidad de iniciativa y, de este modo, permitirá que esta importante experiencia, nacida en nuestra familia y construida todos juntos, sea aún más innovadora y duradera en el tiempo.

Ahora nos hemos propuestos otro desafío: dar a conocer nuestros productos en el extranjero.

I commenti sono chiusi